Entradas

Mostrando entradas de 2010

nos llamamos valentía

Estamos sentados frente a este mar

Un mar hecho de las filosofías
que han sobrevivido al mundo, a las montañas,
incluso al cielo

Nos besa el agua los pies
y rompe la arena haciéndola polvo
tras un beso que dura cien años

Nuestro lenguaje es el sonido de las olas
aunque el verdadero lenguaje
viene desde adentro
con sonidos que no hemos encontrado en el mundo

Y nos damos cuenta de ello
nos damos cuenta de ello

Nos miramos en nuestros ojos
con la verdad que no podemos decir
Nos miramos en nuestros ojos
para luego desear huir
acaso del miedo
acaso de nosotros mismos

El paisaje es el mismo,
y nuestros ojos han cambiado.

El tornado me lleva

Alguien me dice en sueños
'Abro portales en sueños'
¿Dónde están esas puertas
que pueden llevarte hacia
dónde quieras?


Mis pasos en el parque
sueñan
y flotan sobre el verde frío
que me besa
'Quisiera estar en otro mundo'


Huelo su perfume
inesperadamente
Viene a mí
cómo la brisa que me rescata
de mi diaria muerte


No hay lugar cómo el hogar
No hay lugar cómo el hogar

El deshielo

Somos unas gotas de agua en la hierba
somos el agua que se desprende del glaciar callado

Tantas vidas en mantener despierto este sueño
que dicen que dicen
se va repitiendo
se va repitiendo
como las flores que vibran en el camino
que parecen repetirse a sí mismas
y se desbordan en la tierra
salvajemente.

Has tomado mil rostros
mil redes se trazan y rompen
en el nombre de eso
que comienza como un fuego abrasador
y se despierta una mañana
mirando al techo
       el amor después del amor


Cada vez que huyo te reconozco
en lo íntimo del nuestra vida
en la cercanía de aquellos
que dan pasitos hacia este pequeño mar
en el amado desconocido
que sólo habita en sueños
que se van encontrando
en cada suspiro
que me apega a esta ciudad

somos el agua que lleva el río
somos el agua que lleva el río

Un continente

Suave como la caricia del mar en la arena
un sonido habita en lo profundo
sacando los latidos de un rumbo trazado.

El corazón deja de ser sí mismo
en la búsqueda de tu nombre
en las preguntas que rodean
el misterio de tu vida

Y una ilusión me separa
Estás fuera de mí y muy lejos,
como si eso fuera posible,
como si un hombre fuera una isla
un mundo ajeno
que pretende ser completo.

Sin embargo amamos

El cielo es el silencio de nuestro pecho
las hojas sobre las cuales reposamos.

El viento nos reconoce a momentos
y nos hace sentir el frío de nuestra levedad.

GA (la calma)

calma
la tormenta sopla en el interior
el aire en mis pulmones es un huracán
y mi corazón el sol.

Calma
el temblor de la mano
y el terremoto de la voz

CALMA
noy hay espacio
como el silencio y el golpe

Lo demás es una canción

Sí es sí

Esta noche, me he vuelto a enamorar.

La Luna me cierra su ojo, y me da un codazo nocturno
mientras me veo lamiendo hierba y comiendo flores.

Me he vuelto a enamorar
y por las calles, los transeúntes
se volvían para verme
Pues mis ojos como faroles
atraían sus barquitos en el Mar.

La Luna me cierra su ojo,
por ello los perros se vuelven míos
Lamen sus patas embarradas
y me dan oliscadas antes de aullar.

Es un evento raro eso de andar amando como un loco
y los mendigos presos de esta magia inesperada
me tiran sus monedas para que les vea la suerte

¡Amiga, mi Reina, toma una moneda!

La Luna me cierra su ojo, Loco,
me vuelvo un eclipse, un sol,
una amante, una lluvia perdida en primavera
esas que el gran temblor nos dejó.

Santiago apolillado

Imagen
(Santiago Apologies )


La luz al fondo del pasillo es nuestra puerta
el pasillo está lleno de pétalos de polillas deshojadas
cuyos cadáveres se quedan en las paredes grises
cómo huella del paso del tiempo.

Abrimos la puerta rápido
manteniendo la distancia entre la vida y la muerte.
Nuestro espacio sagrado sobrevive
porque encendemos el fuego
y cultivamos acelgas en el balcón.

Nadie más pareciera vivir aquí
pero los gritos de niños a la distancia
demuestran que sí hay vida allá afuera
no sabría decir desde dónde provienen (los gritos)
pero sí he visto pájaros que cantan cómo locos
en la azotea, en días soleados.

Solía oir ballenas bajo el agua, durante el invierno
un llamado suave y tranquilo que me volvía a la vida.
El paso del tiempo las ha llevado lejos
y sólo han quedado los motores de taxis viejos
y las alarmas de la playa de estacionamiento.

Un kiosco nuevo de llaves promete las llaves del cielo
y una funeraria desde la otra esquina lo mira con recelo
la competencia es dura, y el hospital está cerca
Los …

El muro

Imagen
A principios de los noventas caía el muro de Berlín. ¿Dónde estabas tú en esos días?
Recuerdo un viaje a la playa, dónde lo menos que había era playa y lo que más disfrutábamos era estar con nuestros amigos locos, hablando temas intelectuales para ocultar los miedos que carcomían la suela de nuestros zapatos.
En realidad, sin saberlo, recién dejábamos de buscar las respuestas en otros planetas, y comenzábamos a estrellarnos con lo cotidiano. Precisamente fue ésto lo que terminó apartándonos, lo cotidiano. Nos creíamos demasiado elevados para ser imperfectos, para equivocarnos, no estábamos para cometer errores, y aquél que lo hizo, fue desterrado, fue castigado con la ley del hielo.
Luego de un par de combinados nos poníamos a bailar canciones de Tear for fears, sin sabernos bien la letra. "Nunca me aprendo esta parte", le dije y en él me contestó "No importa, nadie se la aprende nunca". Luego sólo tengo flashes de él cuidándome y yo haciéndo el ridículo en un baño m…

Cuando llegan las horas

El silencio se expande
borrando las fronteras
haciendo brillar nuestros ojos a los ojos
de otros hombres
Me he vuelto transparente
y las chinitas y grillos
han venido a mí, vistiéndome con sonidos
nocturnos
cubriéndome de suerte y de algo que
quisiéramos fuera sabiduría.

Y si fuera amor, amor,
esto que nos hace vibrar con los cantos
de guitarra y palmas en los balcones
si fuera amor este reposar en la tierra
mientras nuestros pies se hunden en el agua
es un silencio profundo entre cada palabra
entre cada bocanada
entre un paso y el otro
en el silencio mismo y el éter.

Indagamos furiosamente
sin pausa
en nuestros pensamientos
buscando vestigios de otros mundos
de otras vidas, de otras tierras,
Por segundos nos reconocemos
y no tengo dudas
Me vuelvo completa

y el hombre en su contínuo oficio
se vuelve insignificante
en el tallado de la pequeña roca
el pulir de los metales
el afán aquél de llegar a la cima.

No me has visto así antes, es verdad.
quisiera besar la tierra
quisiera nada más que lanzarme
de cabeza en el mar...

La palabra

Nuestra voz nos vuelve luz, nos vuelve sombra

Te construyo en palabras y verbos
mientras te veo y te oigo
te siento y me sientes

Nuestras palabras santas
llevan el germen de nuestros diablos
que saltan sobre sus tridentes
y se ríen en nuestro hombro

Se ríen de nuestros juegos
de nuestros pequeños juegos

Nuestra voz nos vuelve sombras
en esos momentos perdidos
dónde se me pierde la luna, la montaña
y te odio tanto
cómo para blasfemar sobre
tu existencia.

Nuestra voz nos vuelve llama
cuando me pierdo en las ideas
de tu respiración en tu garganta
y de tu piel
del sabor de tu piel.

east end boys / west end girls

La lluvia se lleva todo lo que dejamos
sagradamente
sobre nuestra mesa.
Yo esperaba que viniera
el clima de volantines y pie pelado,
yo esperaba encontrarme
deshojando tenues flores de ciruelos.

Cómo me empapa el viento, señor,
mientras el sol me hiela hasta la coronilla
La luna quema como una brasa despiadada
las escasas vísceras que logro mantener
en calma.

Nada vuelve a su curso después de tanto discurso
Nada es lo mismo después de ver el mar
o de sentir el olor del mar
o verle como se aleja a toda prisa
mientras me arrastra más y más profundo.

Yo esperaba los volantines y los ciruelos, sí,
y me encuentro con los días perfectos
llenos de caminos ventosos
y lluvias que se quieren llevar mi cabeza.

Nada ha cambiado

Esta es la hora
después de los fuegos y los abrazos falsos
las caretas vuelven a ser las mismas que antes,
es la hora en que todo se ve claro,
a la luz de algo que no es la luna
si no nuestra razón cruda frente a la ventana.

El cuerpo es lo que es
y si no te gusta, vendrá una mañana nueva

Una mañana nueva
para ver a los bichos arrastrarse
y tener compasión de ellos
antes de que la rueda, implacable,
los transforme en polvo.

Porque
en el fondo
quiero creer
que todo
caerá
por su propio peso.

Lo preciso

El viento sopla llevándose a los muertos
esos que dejamos caer desde la piel
y que nos han hecho dormir en el invierno
Podemos caminar, recuperar el ritmo,
dejar que el sol nos atraviese hasta los huesos
Sí, el viento sopla a
los torpes que comen
sobre los altares ajenos
Sopla para aliviar nuestro fuego
ese de tanto tanto amar.

Nuestras huellas
nuestros cantos
nuestras historias.

El viento trae consigo melodías
que emergen desde nuestros sueños

Algo que no comprendemos nos trae
nos atrae
a este lugar preciso
para decir lo justo
en nuestros días perfectos

El viento siento el viento

Seeds

Un paraíso sería el momento en que arrancó las flores del árbol y las puso en mis manos.
Silencio.
Los jazmínez dejaron de ser jazmínez
como si en los recuerdos fueran lo único real.

La llama

Te quiero en mi paraíso... Sandra Mihanovic
Ayer esperaba en una esquina a que viniera el bus. Otras mujeres esperaban bajo el sol de la primavera que entró tímida y que luego brilló por dentro y fuera de todas los que, dignamente, nos atrevíamos a vivir nuestro día. El bus se detuvo frente a nosotras y nos abrió las puertas de par en par. Subimos. El chofer parecía ser parte de un sueño que ya tuvimos. Tomamos asiento como en las butacas de un de cine y el sol que entraba por las ventanas calentaba nuestra sangre, haciéndonos felices. En el fondo quería que el bus diera la vuelta y me llevara a casa. Pero no fue así. Continuó subiendo en dirección a la cordillera, mientras el resto de la ciudad iba quedando atrás, en la cuenca, dónde las siluetas de las torres que la contaminación había cubierto, le gritaban a nuestros ojos su presencia. Me había equivocado. El número del recorrido estaba bien, pero no la dirección. Veamos hasta dónde nos lleva, me dije e iba reconociendo calles y oport…

El velo

Esta es la parte del silencio

allí
en ese espacio
todo encuentra su propio lugar
en el gran rompecabezas.

Laguna

Aquí está Laguna
dentro de lo que hemos sido:
nuestros nombres
las flores
las agujas que caen del cielo verde

El precipicio deja al camino
asomarse
las rosas se confunden
con la basura
que arroja el amor

Los cuerpos se dispersan
en la orilla
y un casco se desintegra
con cada beso de las olas.

Nuestros cuerpos se dispersan también
lejos de los sueños

Cuando la mente está en los cerros
las sombras nos envuelven
y el mar se acerca
mientras los pájaros
susurran algo
que nos inquieta.


Laguna, 12/10/'09

Santiago en 100 palabras | Cuidautos

Imagen
Hace algunos años, apareció este micro-cuento en el metro de Santiago. Todo el mundo lo vio, menos yo.

Aquí está para descargar!

Descargar Cuidautos - Stgo en 100 palabras

Nuevo

Despertaré mañana
sin recordar
sin esperar
olvidando que Roma siquiera existe
que sólo son olas
queriendo entrar en mi barco.

Sin nada
sin sospechas
de que incluso el sol no existe
dejaré que me cubra brillante
y entibie mis brazos húmedos.

Pisaré la tierra y las tumbas
como si nada,
ignorante de todo,
tan sólo el frío dejará huella
que me hará reconocerle.

La piel llena de surcos
dejará a la sangre
que venga y vaya
hasta donde se lo permita

Y luego, si llegáramos
a la misma esquina
puede, sí, claro que sí
que dejemos de sentir
que no hay nada más en el mundo
que nuestro propio dolor.


Stgo., 8-8-10

La Chusca #3

Imagen
Hace un tiempo le decía a una amiga que no podía dedicarme a lo nuevo mientras no terminara lo que no está terminado. Muchos proyectos, que no estaban cerrados porque dependían de otros, me habían tenido en constante estrés. Cuando ya había sufrido el máximo, decidí tomar la batuta y avanzar. Fue así entonces como lentamente ha ido aflorando el resultado de ésto: el puñal #3 ya  se concretó. Su versión on-line hace más fácil que lectores de otras latitudes puedan leerla. Cuentos para cuervos está avanzando y ahora, La Chusca #3.
La minipublicación o folletín, es un artilugio hecho de una hoja tamaño carta impresa x los lados, que se dobla para que quede en 1/8 de tamaño. Fácil de leer, fácil de llevar. Breve.
Si te interesa obtener una o compartir alguna publicación similar, sólo escribe a mi email.

Santiago de Negro | Concierto a beneficio

Imagen
Nuestro amigo poeta MAURO ROJAS está organizando un concierto a beneficio, ya que se vio afectado por un incendio.

Se realizará el sábado 3 de julio a las 20 hrs. En Dardignac 142, esquina Bombero Nuñez.

cada día es el primero, cada día el último

Hemos hayado un motivo
unas risas, una fiesta
el mantel cubre la mesa
como el amor que cubre
los huesos blancos
y la carne

Se mezclan el fuego y nuestros deseos
en el crisol de tantos años
años que hemos sobrevivido
para dejar evidencia
con nuestra voz
que rompe
la quietud de la mañana
antes que amanezca.

El fuego mezcla los deseos
los sacraliza
en el entusiasmo de lo nuevo
y el abandono del mantel y la mesa

Esto es un ensayo
el de los besos y la vida
el de las bocas desesperadas
mordiendo el aire
como a las manzanas
tropezando con los errores
y trepando el fuego de la mañana

Este es el ensayo que guarda
lágrimas reales
en los baños de espejos y piso limpios

Suenan las cuerdas
los flashes rompen las sombras.



octubre, 2009.
Eso es: una espada.
Es tan difícil cortar estas amarras.
Mi lugar ya no es mío
Otros lamen tu sangre mientras tienes vida.

Lo sé: es la rabia.
Es tan difícil cortar las amarras.

Eso es: una espada rabiosa.

El ojo del otro

Imagen
Mariana se despertó en mitad de la noche. Durante el sueño cargado de imágenes, algo apareció. Aquello le hizo abrir los ojos. Agudizó el oído unos segundos y luego observó su cuerpo al que encontró en una postura forzada. Se reacomodó, respiró hondo e intentó dormirse otra vez, sin lograrlo. Fue el cansancio quien ganó la partida, dejando que las ideas fueran en todas direcciones y crearan nuevos sueños aún más extraños que los anteriores.
Pero ese algo que despertó a Mariana no fue borrado totalmente de su conciencia, tan sólo filtrado apenas unos segundos antes de despertar. Vino entonces el día, con su actividad frenética, a cubrirlo todo. El mundo siguió su curso natural y mientras Obama recibía el Premio Nobel y algunos lo cuestionaban, Mariana estaba metida en el baño de su lugar de trabajo.
Cepillaba sus dientes contando desde uno hasta cien, reiniciando cada vez que perdía la cuenta. Fue allí cuando sucedió, cuando miraba su rostro en el espejo. En un principio no supo bien q…

Baby, you are gonna miss that plane!

El mundo está lleno de momentos cómo éstos
que no queremos que se acaben
que razguñamos para que no se acaben

y corren los segundos inexorables
en las palabras de tu boca o la mía

El oro en las piedras del agua
parece tan real

Nos sentimos como videntes
cómo ajenos
en el mundo y su maquinaria

Y finalmente,
cuando la muerte,
no tenemos más que esos
que parecían despreciables
y que se volvieron todo
cuando cruzaste el umbral.

Tanto tanto amor
para seres tan perecibles.

TIME

La noche iluminada

Imagen
El cielo de Roma es un momento perfecto en este chapucero
la amargura, las flores que caen sobre nosotros
y los hoyos de nuestras suelas
sincronizan todo mágicamente


Quisiera recibir mil amaneceres de esta forma
Llorar juntos sobre la leche derramada
y el pan quemado en la puerta del horno

La amargura es hermosa si los niños nos miran
como si nada
como si fuéramos parte de ellos
mientras se arrastran por el suelo
siguiendo la estela del sonido.

sin título

Creo que me he despertado en otro mundo
Los que pasaron al otro lado rondan la playa
y rondan los que quedaron en busca de un alma
hallamos peces
y niños que suben los cerros
y la geometría de los caracolitos
en el zinc
en el patio nuevo
en el nuevo zurco del río

Los restos de casas son restos de hogares
que apagó el agua
un pedazo de baldosa
una taza
una almohada

el bosque contiene llamadas urgentes
que no alcanzamos a contestar.

Me dijeron que estaban regalando comida

Imagen
Ella está sentada en la cuneta. Sus ojos miran a su alrededor rápidamente, algo le clava profundamente, pues su cara muestra dolor. El gentío corre de un extremo a otro. A su lado una mujer mayor se lleva las manos a la cara y solloza. Tampoco da crédito sus ojos.

–¡Los pacos! –grita un hombre– y sale con un saco de bolsas de azúcar. Los otros, en la bodega, tiran cajas hacia afuera, hacia la turba que balbucea palabras en un idioma ajeno.

–¡Pasa la tele, apúrate! –grita un hombre abriendo los brazos. De la cortina forzada, emerge una lavadora.

–¡Ayúdame con el otro lado! –apremia a su compañero para llevarse un 30 pulgadas.

Ella abraza a su hijo asustado y lo acaricia.
–Tranquilo Andrés, tranquilo.

La micro de pacos se acercan a la escena a toda velocidad. Los hombres y mujeres, como hormigas borbotean desde las cortinas de las bodegas saqueadas. Algunos huyen con sacos y cajas, algunas mujeres saltan saludando a las cámaras que no pierden un segundo de este suceso. El periodista le dice a…
Imagen
Nuestros amigos de Revista LA MANCHA (desde Quilicura), prepararon un número especial: UNO. Será la edición a.e., after earthquake - después del terremoto, pero con una EDICION DE LUJO.

Tienen todo listo para el evento a realizarse este sábado 13 de marzo desde las 19hrs, en el Centro Cultural de Quilicura **totalmente antisísmico**.


¡No hay falla estructural que detenga a la Mancha!

El Puñal estará en Quilicura para apoyarlos

Estoy temblando

Ha pasado ya una semana desde el terremoto. Las primeras 48 horas fueron ocupadas en ubicar a los seres queridos, luego empezaron a llegar noticias de las cadenas de amigos, de familiares, de gente conocida. Viajé a Quilicura a ver a mi Madre, que no tenía teléfono y me encontré con las autopistas caídas, las gentes durmiendo en las canchas de fútbol de la panamericana, el temor, la búsquda del agua y del pan. Hallé también a los que cobraban lo incobrable por el pan, por el agua. Los que justificaban el robo con la necesidad. Ha sido intenso sí. Y eso que esta ciudad soportó el golpe menos fuerte que otras. Desde mi ventana aun se siente el lamento que viene desde el sur...

Al principio quería escuchar todas las noticias por la radio, luego miraba las de la tele. Antes nunca veía tele, pero ahora quería saber qué pasaba. Cuando llegué a mi límite, después de ver tanta cosa fea -y no me refiero a los destrozos-, apagué la radio y la tele y salí. Medité, canté, me junté con amigos queri…

Perséfone

Ahí está el cuerpo.
Yace sobre la cama conectado a los artefactos muertos:
al contador de latidos,
a la máquina de oxígeno.

Los amigos vibran
y aman
y vibran
y aman.

El universo
-aunque todo ya esté como esté-
sigue girando en contra de
las manecillas de cualquier reloj
que suena por la mañana
quitándonos el sueño.

Ya no importa el cuerpo
ni sus huecos
ni la sangre
ni sus heridas.

No importa el dolor
ni las crisis que el mundo invente
para hacer que ande la plata...

Ya sé que no temes
a nada
pero yo tengo miedo

tengo m i e d o

¿cómo hacer para abrir las puertas
que cerramos con llaves adentro?

No importa
No
el cuerpo
ni el mundo

ese que se desmorona de sólo verlo.

No hay nada como mirar el cielo

Imagen
... y sentir que seca la ropa

Foto: por Eli Cárdenas

Los hilos que mueven al mundo

En la subida Cumming de Valparaíso, suba usted por la vereda derecha. Al llegar al número 94-B, mire la vitrina. Al costado derecho de dicha vitrina encontrará entre los libros algo que puede inquietar su pensamiento.

Si es un caminante apurado y que sólo va concentrado en la dificultad de la marcha, a causa de la pronunciada cuesta, puede seguir de largo si lo desea. Pero si desea arriesgarse a entrar a un lugar fuera del tiempo, quédese allí y dese la oportunidad de mirar allí. Aparentando total inocencia, una marioneta nos observa. Observa el mundo. En el interior, ocupado actualmente por una librería, puede preguntar por el taller de marionetas. Si el señor librero no está al tanto de lo que sucede en dicho taller y le incita a entrar con insistencia, entre. No se vaya sin saber más.

En el subterráneo, entre marionetas colgadas en las paredes, un escenario en el fondo y mesones de trabajo, se encuentra a Marcela Chiappe, actríz titiritera. Lleva más de veinte años en el oficio de la…

sueño con recreos

Le digo señor
que al mirar por la ventana
dan ganas de llorar

Luces pequeñas me guiñan los ojos
diciendo Ey, aquí hay otro
también esperando

Resistiendo

Anhelando que llegue el día
en que los relojes no suenen en las mañanas
más que para avisar
que está listo el pan.

Y la turbina de la micro
vuelva a ser una ballena
que nos despierte temprano -suavemente-
con su canto bajo el agua

sí, dan ganas de llorar
sobre todo cuando el grillete me pesa
y el caminar es tan difícil

Dicen que esas horas son olvidables
pero son tantas, sabe usted,
que tan sólo quisiera cambiarlas
por millas submarinas
y atardeceres en Isla Negra.

Escribir desde la vivencia: la poesía como autoliberación

El sábado 13 de febrero, en la Población La Legua, se realizó a eso de las 21 hrs, el lanzamiento de la antología poética CUANDO CAE LA TARDE. El barrio cercano a la calle San Gregorio, nos recibió con sus murales, en casa de la poeta Dilcia Mendoza. Con ella aprovechamos de compartir e intercambiar noticias. Contábamos con la presencia de Amanda Espejo y Pablo Delgado de La Mancha (Quilicura), Elisa Alcántar (Maipú), Rodrigo Suárez y yo (Eli) de El Puñal (Santiago).

El círculo literario de La Legua, está compuesto por poetas diversos, que autoeditan trabajos propios y colectivos. Han aprendido a autogestionarse y conseguir fondos municipales, aunque no es algo fácil, cuenta Dilcia. La burocracia es algo con lo que uno debe enfrentarse todo el tiempo, eso y los temas políticos. La falta de apoyo desinteresado es un tema común, también lo es la falta de voluntad de las organizaciones comunales y la falta de prolijidad de las personas que están a cargo. La literatura, penosamente, no se …

Un poco del aire

Podría estar en Valparaíso
sobre la alfombra de luces del puerto
sintiendo frío frío
mientras el viento le revuelve a uno
los pensamientos.

Podría estar caminando en cualquier calle
que no tuviera asfalto
para pisar con la goma de mis zapatos
la tierra suelta y las piedras

Mirar desde las micros las cabezas de las gentes
que van por las veredas
y las nucas de los sentados adelante

Juntar los boletos
y fierros de bus oxidados... cerrar la cortina no más
para que no te pegue el sol.

Beber de golpe los helados
y las galletas que se hornean en los sótanos
y caminar buscando cuadros en las bases
de las casonas.

Sí, podría estar aquí
escribiéndole cartas al mundo
y enviándolas sin sellos ni dirección...

La Machix

Cuesta llegar a La Machix cada día. Ojalá fuera como en las películas, vía telefónica, teletransportada. En la realidad, llegas a la machix en lotes (batch) transportados en micro o metro. Todos ajustados, resignados a entregar el espacio cercano -ese denominado aura- al otro, y no es precisamente 'entrega' ni menos 'servicio'.
Adherida a la pared-ventana de mi transporte, gozo del paisaje urbano. Voy reconociendo a aquella viejecita que pasa cada jueves arrastrando un carro hacia alguna feria de Recoleta. Pero hoy la traigo como un recuerdo agradable de viernes. Esa vieja que un día, cuando iba en el auto de David, la miré y me miró. Incluso me hizo un gesto con la cabeza. Vieja chora.
Las calles en el verano están casi vacías. Cerca del final de la calle El Salto ya no veo a aquel perro que te hacía sentir compasión al verlo correr hacia el viejo en bici, que llegaba al trabajo. A veces veías al gato sentado en el asiento de la bici, y al perro junto al viejo. Ya no es…

la verdad emana

y así fuimos hechos...dejamos que la lengua se ate, se anude, se atore en la gargantamientras el corazón se hincha y los pulmones laten
El canto gutural de los primates nos deja afónicosy la noche sopla sobre los cuerpos dormidos-o menos que eso-
así, así fuimos hechoslos vivos desean morir y los muertos muertos están.
Débilesnos ocultamos bajo el mantel,pero sólo mendrugos caen de la mesaEstamos hambrientos de caricias y el abrazoel abrazo esquivoese que se queda en la memoriay que jamás se da.
la verdad emana lentanos deshacey nos da la libertad.

sin tiempo

Dijeron que viene una tormenta
Y en la montaña se cierne
la oscura noche
Luna oculta
sólo muestra su sombra
El río hace creer
que la lluvia está
sobre nosotros.

¿Y quién es el maestro en este tiempo?
El que yace muerto
o aquel manifestado en la
oscura noche
Luna oculta
que sólo muestra su sombra
mientras llueve
en el interior de la montaña.

9 de copas

El mantel está puesto, mi amor,
brindamos en la calle,
mientras los naipes caen
y los semáforos se vuelven verdes
de una vez por todas.

La bóveda i

Este cuerpo
sólo necesita la luz adecuada
para volverse suave.
Sus honduras
sus curvas requieren
compasión
Sus ojos están ciegos
a todo
a la cultura muerta
y al dinero que cae de los árboles.

Tan sólo puedo amarle
con una lengua amarga
de amor
las palabras lo intentan
lo formulan

pero
es tan imperfecto
tan falto de belleza
de esa que está
metida en la cabeza

de esa
que se logra con sudor
con cuchillo
con desprecio
que llena las portadas
de todas
nuestras revistas.

2 meses (la otra mirada)

He imaginado mi fin muchas veces. Pero nunca he creido que estará en las manos de los médicos. Tampoco que se acabaría mi respiración, dejaría de latir el corazón -que a pesar de todo- aún sigue intacto. Lo que estalla en mi interior, en mi sangre, más que la enfermedad y mis dolores, es una batalla. Todo se ve claro, un día bueno en el que el dolor cesa, cuando llegan los amigos a verme, para contarme historias que suceden allá afuera. Y de esa fina hebra de entusiasmo llamada esperanza, pende todo lo que conozco como existencia.

Supe que quería cambiar mi vida, desde aquella vez en Ibiza, dónde pasé cinco días enferma en la habitación de un hotel. Y mi búsqueda me llevó a darme cuenta de la bruja en la que me convertí, en la mujer amargada que le gritaba a todo el mundo. Sí, una batalla más. Dijeron que estoy peor que antes -cosa que me sorprende-. Dijeron que lo peor está por venir. Digo que de mí tan sólo emerge un único deseo: vivir un día más.

No haré lista de cosas que me faltan …

2 meses

Imagen
He imaginado mi fin muchas veces. Cómo se acabaría mi respiración, cómo dejaría de latir el infimo pedazo de corazón que aún sigue intacto. El estallido de mi interior, mi rostro abandonado por su alma. Y esta batalla me vuelve impotente, me queda tan sólo esa fina hebra de entusiasmo llamada esperanza, de la cual pende todo lo que conozco como existencia.
A mi vida he querido cambiarle el rumbo muchas veces, pero no he podido poh. Y ahora que un matasanos me dice que estoy peor que antes -cosa que me sorprende- y que lo peor está por venir, tan sólo emerge de mi un único deseo: morir tranquila y en silencio.
No haré lista de cosas que me faltan por hacer. No repasaré los lugares a los que no alcancé a viajar. No estoy segura de querer darle a alguien algún abrazo que debí dar antes. Tan sólo tengo miedo.... Y dos meses es muy poco tiempo.

Un Chile aspiracional

Imagen
El término aspiracional se deja oir mucho últimamente. Se la utiliza a cambio de arribismo en algunas ocasiones.
En publicidad, las aspiraciones son una debilidad de las personas. Esta debilidad convierte a cada uno de nosotros en un target de consumo. La publicidad y el marketing -muy de la mano en estos últimos años- orientan sus cohetes a nuestra parte perfeccionista, que aspira a más, que desea ser mejor. Para vender un producto, crean estas campañas con prototipos de mujer u hombre, de familias, de niños. El consumidor se identifica con esta "imagen" y desea obtener el producto para sentirse como el modelo del comercial, para tener la familia perfecta que aparece en el comercial, o para parecerse a Penélope Cruz o a Antonio Banderas, para alcanzar su yo ideal.
Así es como compramos perfumes, marcas de ropa, cómo compramos en ciertas tiendas, por qué vamos a ciertos supermercados o por qué usamos tal o cual champú. Ser aspiracional es algo que llevamos dentro. Algo que los…

La gente todavía se casa

Imagen
El lugar era una rosa de los vientos. Gentes que parecían orientales, gringos hablando alemán y francés, español e inglés. Nosotras gritando como locas para sentir que de repente bajó el volumen del ruido a nuestro alrededor. Quizás era el paso de un ángel, más seguro el de un demonio.
La gente todavía se casa, pensaba, como resultado de la convivencia y no al revés. Las copas nos pusieron contentos y luego los músicos nos hicieron sentir amor. Apareció la champaña, el brindis, los abrazos y lo otro.

Las calles de la ciudad cambian un día antes de año nuevo. La noche nos abrazó afuera, dónde a esa hora pasean los gatos y la basura aguarda estoica en las esquinas.