Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

La trizadura

Imagen
Y afuera florece la hierba.

El lenguaje con sus remolinos habita un espacio vacio
que brotó de la negrura
de mi negro crisol 

Somos los remolinos en el agua
y el río sigue su curso
a pesar de nosotros
a pesar de lo separados que nos sentimos.
Tu presencia es la presencia
del mundo con sus
colores vivos.

Eres como un espejo
un cielo en los caminos perdidos tu piel es la dicha fragante al deseo que adviene inevitable
a la hora de sentarse a la mesa

El color de las ferias me embriaga
cuando la brisa pasa

Los huevos están encima de la mesa
para romperse
La ropa está puesta para quitarse

¿Si apago la luz, como a la mente,
vendrán las respuestas hechas susurros
hasta mí?


Nuestros Sábados

Imagen
"Se queda pensando y me dice que a veces los hijos son los que muestran el paso de los años. Y que cómo él no tiene a veces no sé da cuenta, y que lo siente sólo cuando hace el ridículo."
Sábado. Primera vez en tanto tiempo que logro quedarme en casa. Mi cabeza da un poco de vueltas todavía, y no es que bebiera demasiado en la fiesta de anoche. Es el mal humor que todavía me dura. Debí irme cuando pude, mi reinado pasó de ser de bullying por parte de mis colegas, a ser un juego aburrido ya arriba del escenario. Necesito agua y necesito un café.
Una vez en la calle, la ciudad buye en actividad. Calle Merced ha cambiado últimamente. Este barrio se ha vuelto popular, bullicioso. Camino vestida de mi color azul, para sobrevivir al gris de la ciudad. Entro a la disquería y pregunto por el último de los Bunkers. Nunca me gustaron, pero les doy una oportunidad únicamente porque alguien me hizo escuchar algunas canciones y me parecieron razonables. Salí de ahí alegre. Quizás hablar de …

La historia es más o menos así

Imagen
"Y así como el Pato Fernandez, mi antiguo equipo y yo, habíamos pasado muchas veces por cosas similares. Habíamos viajado juntos a lecturas, nos daban espacios en cafés gays del barrio brasil, incluso enla Estación Mapocho ola Biblioteca de Santiago. No era tan malo después de todo."

Hace poco tiempo, digamos por ahí por Septiembre, le dije a mi antiguo marido que dejaría de trabajar en la revista El Puñal. Era un proyecto que no quería dejar, que venía manteniendo desde el 2005,. Yo lo había creado con todo mi amor, mis noches, mis días, a puro pulso. No quería dejarlo aun después de la separación, cuando me dediqué a "lareconstrucción" personal y dejé el trabajo de editora botado. Él se tuvo que hacer cargo, como buen magister en literatura latinoamericana que es. Y lo hizo bien. Luego vino lamañana donde supe que lo dejaba ir, sin arrepentimientos.
Entonces pensé en inventar algo nuevo, y la idea la dejé suspendida en mi agenda para volver a ella después con más c…