Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

east end boys / west end girls

La lluvia se lleva todo lo que dejamos
sagradamente
sobre nuestra mesa.
Yo esperaba que viniera
el clima de volantines y pie pelado,
yo esperaba encontrarme
deshojando tenues flores de ciruelos.

Cómo me empapa el viento, señor,
mientras el sol me hiela hasta la coronilla
La luna quema como una brasa despiadada
las escasas vísceras que logro mantener
en calma.

Nada vuelve a su curso después de tanto discurso
Nada es lo mismo después de ver el mar
o de sentir el olor del mar
o verle como se aleja a toda prisa
mientras me arrastra más y más profundo.

Yo esperaba los volantines y los ciruelos, sí,
y me encuentro con los días perfectos
llenos de caminos ventosos
y lluvias que se quieren llevar mi cabeza.

Nada ha cambiado

Esta es la hora
después de los fuegos y los abrazos falsos
las caretas vuelven a ser las mismas que antes,
es la hora en que todo se ve claro,
a la luz de algo que no es la luna
si no nuestra razón cruda frente a la ventana.

El cuerpo es lo que es
y si no te gusta, vendrá una mañana nueva

Una mañana nueva
para ver a los bichos arrastrarse
y tener compasión de ellos
antes de que la rueda, implacable,
los transforme en polvo.

Porque
en el fondo
quiero creer
que todo
caerá
por su propio peso.