Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

Las Nuevas Cartoneras

Imagen
Deambulan por la ciudad, recolectan cartones, hojas, trozos de tela, recortes de revistas, para hacer libros enteramente a mano. Intercambian experiencias y tienen todas las ganas de volver popular este oficio antiguo.

Una vez leí que los libros estaban destinados a desaparecer con el advenimiento de las nuevas tecnologías. Y en parte, es verdad, pero aún así, el objeto libro todavía es valorado por muchas personas. Las ferias del libro como la famosa FIL de Guadalajara, congrega multitudes locas por las nuevas publicaciones. En Chile, durante los últimos años, han surgido más editoriales independientes, que publican a narradores y poetas noveles, en pequeñas ediciones, llamativas, sencillas, minuciosamente hechas, que se reúnen en ferias independientes como La Furia del Libro, entre otras. Podríamos decir que van en contra de los tiempos y los designios de autores de tecnologías colaborativas. La Editorial Calafate Cartonera, es una de estas editoriales que surgió este año 2012, busca…

Luces en el camino

Imagen
Estaba lindo el niño
que quería llevarse todas las rocas de la montaña
su padre llamaba a la madre
dibujando círculos en la tierra.
Todos los niños hacen círculos en la tierra
y zigzaguean como abejitas hacia la flor

¿Quien es uno para pisar las huellas
para abrazarlos
sostenerlos en el precipicio donde las ciruelas
son más dulces
y evitar que los cuescos caven
su propia tumba?

Y en el camino ese
los espinos me llaman
y corro a ellos a abrazarlos
no me importan las espinas
ni los llantos

Camino medio abandonado
los dejo solos con sus piedras
les dejo marchar repentinamente
dejándome con las preguntas como
Si acaso es un sueño
y si en éste sí puedo volar.



foto: tomada desde flickr de biblioredes.

Movimiento perpetuo

Imagen
Buscaba palabras inexistentes.
Es que es dificil darle nombre a todos los momentos
cuando nadie puede decir que son
 O de donde vienen. 
que así un ancla
o El vuelo de una paloma vieja
buscan la tierra
como un refugio,
aunque te arrastre
desde el ombligo
hasta que olvides
el origen de todo.

Y lo dejé por un tiempo
como a las fotografías
si no muestran 
lo que viste aquella vez
en que tocaste su espalda desnuda
sudorosa
porque no había nada más que la curiosidad
por la piel del otro
que yace en tu cama 
sin pensar en las horas
que se van volando

Sólo se queda quieta
y Viene de vez en cuando
en los días
en que no hay lugar en el mundo
al cual puedas huir
No hay techo que te refugie
del dolor
que es tanto 
e inexplicable
que te deja vacío.

Por momentos todo es claro
como un juego de niños
en el patio de la casa
nada es miedo ni mesas cubiertas
y la madera ardiendo, un montón de hojas secas
las escaleras que cruzan los muros,
las ventanas que abren los techos...

Es que de vez en cuando 
se aparece lo inaudito
vestido de encajes t…

Voyerista

Imagen
Me gusta mirar. Antes me daba miedo, pero ahora ya no me pesa.
Disfruto mirar a los que fueron mis amantes, sin que lo sepan, pero prometo que ha sido mera casualidad. Los veo pasar, moverse. Incluso les veo seguir el juego con otras. Reconozco las claves, las miraditas rápidas.
Puedo mirar sólo como un acto educativo, por ejemplo, cuando le veo el trasero al profesor de baile. Lo hace muy bien a propósito. Pura admiración. Sin embargo no puedo dejar de tener compasión por otros pantalones que sufren de graves  deficiencias. El interés estratégico del mirar puedo verificarlo con el hecho de mirar a otras mujeres... Pero es simplemente  porque soy competitiva.
Mirar es un arte cuando puedes lograr no ser descubierto y mirar desde la azotea de las situaciones.
Sin embargo me he descubierto en el vicio. He buscado en Internet por si alguien subió fotos tuyas. Me metí a Facebook a mirar fotos que tus amigos tienen de ti, porque tú nunca me dejaste agregarte. Y esta noche me di cuenta que iba …

El teléfono suena y suena, pero nadie responde

Imagen
No me había dado cuenta hasta que lo mencionó en la mesa, delante de todos. Quería convencernos con su discurso acerca del amor, pero sin duda, era pura teoría. Dijo que la llevaría a pasear por Madrid, que la invitaría a pasear para luego besarla, esperando que alguien inmortalizara el momento del beso, para hacernos sentir que el bien siempre gana. Ella le respondió que lo querría a su lado si  acaso tuviera la plata para pagarle el pasaje. Él sólo le mandó de vuelta una historia compleja para decirle que no era ningún gigoló. Yo me aburrí a mares. Los otros miraban las fotos de la argentina que le escribía hace meses por email. Pero lo dijo, sí, lo dijo. Y creo que nadie más lo sabe. Fue como encender la luz cuando los niños están jugando a la escondida. Decía que la llevaría a pasear por la ciudad después de servirle un café con cardamomo, ese café que tanto amaba.
Fui yo quien le enseñó a prepararlo. Yo. *fin*

foto: El beso, de Robert Doisneau