Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

decantar

es hermosa y cruel
brumosa

La realidad viene a mí como el rayo del sol
tibio
que se mantiene quieto sobre la piel
para luego quemar

Arden todas mis esperanzas
las pobres
las ingenuas

se derrumba
el sueño ese
tan profundo

a la luz del día
a su vez bello
y maléfico.

No quiero escapar
No quiero dejarlo
hermoso y cruel es el momento

the man in the black suit

De dónde proviene esa soledad
esa tristeza
esa lamentación a flor de boca
con la cual te vistes
durante las noches
con la cual compartes la mesa
el vino
las lecturas

Te desnudas
Y yo cubro mi sonrisa
con el silencio
que busca mil formas
de gritar
que se duerme
sin encontrar el sonido exacto.

Di algo, pronto
que no trataré de ver otros paisajes
mientras tu verdad taladra
el muro de las costumbres.

Mis prácticas las dejaré
para los vendedores
que deambulan
que me persiguen
tratando de vender algo
que no busco.

Te imagino imaginando
lo que imagina el resto

A mí no me importa lo que digan
de verdad que no me importa.

Lo siento, pero duele

Cuando cesa el dolor en la cumbre
al cuerpo le duelen las rocas en su sangre.

Duele lo frágil de nuestros ojos
los sonidos ténues en nuestro oido
leve la piel
que se desvive con la mínima cercanía

Te juro que he tratado
Pero no recuerdo cómo llegué hasta ese momento

Se abrió el zurco
de un razguño
que arrastró a su paso
todas las razones de la tierra

Y en esta tarde
y en esta mañana
y en esta noche
la lluvia suave colma la sequia

Nos miramos unos a otros
con ojos suaves
con voces suaves
y el dolor se queda quieto
en silencio
atento a nuestros gestos.