Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

Me siento frente a mi texto y me pongo a pensar

Imagen
En seis meses suceden muchas cosas. Suceden. Buenas, malas, o como sean, una está enfrentada a las cosas sin darles un juicio de valor.
Aquí me encuentro frente al texto que escribí hace un año atrás. Se suponía que era una historia de amor, pero una melancólica historia que empieza, termina y rompe algo mío; una estructura.
Escribí "Esa persona que llora en las vitrinas" pensando en escribir un diario. Cada día algo de la poesía en medio de una relación. Originalmente se llamaba "40", como una reflexión y un cambio de folio y mirar para atrás y pensar "Mira, hemos aprendido algo querida yo".
Luego, cuando fue tomando forma y cobrando personalidad. Pasó incluso por la no-lectura de ciertos amigos que finalmente no me dieron  o no se atrevieron a darme una opinión. Porque hay que sentarse para leer algo y darle tiempo, no solamente pensar en cómo lo haría una.
Bueno, aquí yo estoy ahora después de estos meses de "Escritura y Temblor", temblando …

Piececitos de niña: crónica de una performance de Cecilia Vicuña

Imagen
El premio nacional de literatura está desprestigiado desde que Gabriela Mistral mismo no recibió el premio hasta tiempo después de haber recibido el Nobel de Literatura.
Quería refererirme a varias cosas que han sucedido en estos días: El premio nacional de literatura y la presencia en Chile de Cecilia Vicuña.

Escribo este texto desde el desapego. Un fenómeno extraño de desapego de no tenerte y no buscar tenerte. Es quizás porque estoy bajo observación de mi misma: quiero saber a dónde voy a llegar si sigo esta ruta.

Comienzo con Cecilia Vicuña, quien está radicada en New York, y por estos días está en Chile y ha participado en una serie de eventos, partiendo con el elitista eXcentrico de Hemispherica; y ayer en la Casa Central de la Universidad de Chile, en donde presentó una performance llamada "Patipelaos". No es que fueran las únicas actividades, pero he tenido mi atención en ellas.

Partamos desde el pasado personal: el profesor Angel, profesor de taller literario en la…

C o r e

La palabra verdad debe existir de alguna forma, Mami ya sea en el nacimiento o en en el cajón que entra en la tierra y es tan breve su momentum pero tan certero como los golpes de oreja que dimos a los enfermos de hambre  que ni las brujas me hacen olvidar el incendio ni la polvareda ni las aguas que se vinieron encima después de invocarla la verdad es la luz que me ciega luego de quitarme la venda de mis ojos que sangran como heridas de muerte en mucha luz, Mami y viene desde tan lejos en lo profundo del pecho brota como las semillas que en el zurco del pecho

flujo de conciencia 1

ahi estaba yo mirando en los museos largas filas de seres que iban de costado como los egipcios cargando rocas
estaba escribiendo ideas simples sobre tu poesía que luego se parecían a las formulas matemáticas que giran creando cuerpos sólidos
estaba ahí tirando de tu pelo mientras me pelaba los pies en la alfombra
luego solo desaparecí, porque hay que partir de nuevo
como E Eme con los poemas como Pe Eme con las fotos y las guardias de la ciudad
como Sufjan cantando canciones que oigo una y otra vez porque esa soy yo: una historia interminable.

El Placer con los otros: lecturas, encuentros, presentaciones de Agosto

Imagen
Esta semana que termina estuve trabajando en algunas cosas importantes, que merecen la pena ser marcadas en el blog cyberespacial, de este poema de vida. La vida misma es un poema.


La joven poeta Roxana Palma Santibañez, a quien conocí el año pasado en el mítico taller de Moda y Pueblo (dirigido por el poeta Diego Ramírez), me pidió que la acompañara en la presentación de su primer libro llamado "Suspiro | Vómito | Muerte" (con la editorial Polla Literaria). Por eso comencé a principios de Agosto a escribir algo que estuviera a la altura de su solicitud; algunas ideas que se me aparecieron luego de leer su poemario, llevad un poco en este viaje de Escritura y Género que comenzamos en Julio con la mítica poeta y candidata al Premio Nacional de Literatura, Carmen Berenguer.

Digo que se me aparecieron, porque en realidad una puede leer poesía y sin esperarlo algo sucede y se ordenan las imágenes en la cabeza -como diría Raúl Ruiz- y también una transfiere mucho de lo de una en …

Escapados

allí estaban todos ellos
con sus nombres en las oficinas
con sus nombres en las estampas
en los santitos de los lectores del mundo
alli están ellos con sus escrituras burguesas
aunque actúan como todos
como marginales
pero no pueden huir de lo que les ha hecho la industria
tan solo pueden reunirse
rejuntarse
recubrirse con la sombra de los que están a punto de morir
quizás después de ello les salgan los colmillos
y despedacen los cuerpos inermes desalmados
trataran de comerse la poesía
atragantándose como albatroces en los muelles
como muertos de hambre de siglos
por mientras
como caminan por la calle cantando sus salmos
y tocando sus bandolinas y banyos invisibles
sin música que salga de ellos más que para sus oidos.
Nosotros yo
nos quedamos y huimos
con nuestras guitarras y armonios
a los lugares oscuros vacíos casi
pero que estallan con los dioses persas
que tocan sus guitarras y cantan sus honestos quejidos.

niños perdidos

Imagen
así ibamos nosotros
los niños perdidos sin ningún peter, ningún pirata
ni vuelo ni relojes ni alarmas de cocodrilos
nos emborrachábamos en los juegos,
hasta bajarnos de la rueda tambaleando
mareados del nervio
en nuestro parque abierto
donde plantamos nuestras banderas
cuando ningún otro se aparecía por las rejas

Allí estábamos nosotros
nadie nos veía
caminabamos por la calle
con nuestras canastas
y nuestro recreo de galletas y resbalines
por algunas horas nos íbamos
libres de destino de trauma
de herencias y sombras
que nos hacían la cama

Nunca querríamos una familia
seríamos perdidos para siempre
comeríamos algo mejor en nuestra
mejor hora
y correríamos con los quiltros
que se ríen si les tirámos
una pelota.

Así era
teníamos las marcas de los zancudos
en las canillas
y también esas marcas
de las manos que querían (de)formarnos
hacernos menos locos
como una milicia en la dictadura.

Viene septiembre
con el viento y los volantines
si tenías suerte tenías ropa nueva
esa que nos hacía p…

ventana abierta

Yo te vi: Mi fantasma mi foto la foto de mi madre
repito la escena
la palabra no dicha
pegada en las paredes de mi cuerpo
soy el poema
te dejaré la ventana abierta
te dejaré la ventana abierta de mi cuerpo