Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Un inglés en San Francisco

Imagen
"Soy el mismo de siempre, se dijo. El estómago apretado le hacía despreciar su soledad. Pensó en golpear la puerta de la habitación del lado, dónde otro contador estaría quizás en la misma situación."

Una ciudad distante es el lugar perfecto para comenzar a ser quien crees que eres. Al menos eso pensaba él caminando por las calles de la intensa ciudad de San Francisco. Dejar Londres para llegar a esta ciudad llena de colores, llena de turistas, de Munis que suben y bajan los cerros, llevando consigo a románticos cuesta arriba y cuesta abajo. Entonces, cómo es que estando en la mejor ciudad del mundo, se encuentra comprando regalos ñoños para su madre. Saca los dólares de su billetera y paga las monedas de madera. "Vale por un abrazo", "vale por una historia", "vale por un beso". Volvió al hotel. Se sentó en la punta de la cama perfectamente hecha. La ventana se abría a la ciudad y una brisa fría de primavera atraía el ruido de los autos, de la música…

Sexo Gratis

Imagen
"Después de un año de privaciones, es lo que debiera hacer, en vez de estar jugando al tira y afloja con hombres a quienes no les importo."


Un viejo obsceno tocó la bocina de su auto y me mostró su lengua serpentina, mustia, mientras viraba a la izquierda en la esquina.
Mi ropa ajustada, mi sudor, mi trote quizás, le hizo sentirse deseoso y aprovechó su oportunidad, como todo hombre aprovecharía su oportunidad una vez que está arriba de un taxi con una mujer.
Talvez yo haría lo mismo si me encontrara al coreano ese que se sube al ascensor casi todos los días, de regreso de un buen trote nocturno. Quizás diría algo, quizás haría un gesto técnico que me abriera las puertas de un cielo oriental. Después de un año de privaciones, es lo que debiera hacer, en vez de estar jugando al tira y afloja con hombres a los que no les importo.
Es verdad que salgo a correr para olvidarme de estar deseosa también. Pero cuando me detuve ante el semáforo, seguía viendo su rostro y esa risa que enm…