Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

Hoy lo vi

Imagen
"Yo miraba el cerro San Cristobal que lucía perfecto a la luz de la mañana... y colgando de ese pensamiento fue que lo vi. Lo ví venir, pedaleando su bicicleta."

Cada mañana viajo en bus para ir al trabajo. La bicicleta está reservada para este lado de la ciudad, ya que el otro lado de la ciudad está después del tunel del San Cristóbal. Los ciclistas no podemos ir por ahí. De la misma manera, cada tarde corro a la micro, me dejo apretujar en el metro y conservar -lo más que puedo- la calma para llegar a tiempo a mi práctica clínica. A veces pierdo el entusiasmo y a veces creo estar desconectada de todo a pesar de lo apretados que estamos en la ciudad. La mayoría de las veces la ciudad es bella -incluso despiadadamente-, pero hay pequeñas cosas que me hacen amarla. Siempre correr, y últimamente ya no quiero más. Me tomo mi tiempo y llego tarde y veo el humo del tubo de escape de la micro, desde la distancia la escucho rugir. Mi traje de ejecutiva, los tacos, la mochila, los peaton…

La Creación

Cuando pensaba que ya eras una forma
te vas de mis manos dejando las caricias
que flotan al aire, huérfanas

En la vía

Imagen
Te encontraré en la vía
tropezando con el viento de la primavera 
con el pensamiento ordenado 
que no te deja pensar. 

Me verás cargar el miedo 
en el morral que tejí en el invierno 
Estirando las fibras tiesas de mi cuerpo 
que se niegan al movimiento 

Sí, casi siempre tengo miedo 
y miro el suelo Sí, 
casi siempre sueño y me despiertan
las mariposas que se pegan en mi ropa 

Puede ser cualquier día 
cualquier esquina 
antes que se termine el mundo 
y antes que muramos de amor
 (sí es que aún se puede morir de eso...)

Flores del norte

Imagen
"...Y allí en el silencio, en medio de la brisa fría y el agua que me mantenía a flote, sentí una conexión inmensa con todo."


Isla Céjar es como el mar muerto. Nunca estuve en el mar muerto, pero dicen que allí el agua es más densa a causa de los minerales, que puedes flotar sin el más mínimo intento. En el mar muerto dicen que no hay vida. En Isla Céjar está llena de Artemias, seres cíclopes, que aletean en las aguas colmadas de sal y litio.  Isla Céjar debiera ser un remedio a la depresión sólo por su composición química. Pero es todo San Pedro un remedio que te hace temblar con esos volcanes que parecen estar dormidos. En Isla Céjar las montañas se reflejan en la costra de sal que cubre la laguna del mismo nombre, como si flotaran en el cielo. Los primeros pasos de la laguna parecen ser la caparazón de una geoda. Luego viene una fosa, cuyo fondo no es visible al ojo humano. Al superar el miedo y te lanzas, lo primero que hace el agua, es tirarte hacia afuera. Las risas nerviosa…