Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

El deshielo

Somos unas gotas de agua en la hierba
somos el agua que se desprende del glaciar callado

Tantas vidas en mantener despierto este sueño
que dicen que dicen
se va repitiendo
se va repitiendo
como las flores que vibran en el camino
que parecen repetirse a sí mismas
y se desbordan en la tierra
salvajemente.

Has tomado mil rostros
mil redes se trazan y rompen
en el nombre de eso
que comienza como un fuego abrasador
y se despierta una mañana
mirando al techo
       el amor después del amor


Cada vez que huyo te reconozco
en lo íntimo del nuestra vida
en la cercanía de aquellos
que dan pasitos hacia este pequeño mar
en el amado desconocido
que sólo habita en sueños
que se van encontrando
en cada suspiro
que me apega a esta ciudad

somos el agua que lleva el río
somos el agua que lleva el río

Un continente

Suave como la caricia del mar en la arena
un sonido habita en lo profundo
sacando los latidos de un rumbo trazado.

El corazón deja de ser sí mismo
en la búsqueda de tu nombre
en las preguntas que rodean
el misterio de tu vida

Y una ilusión me separa
Estás fuera de mí y muy lejos,
como si eso fuera posible,
como si un hombre fuera una isla
un mundo ajeno
que pretende ser completo.

Sin embargo amamos

El cielo es el silencio de nuestro pecho
las hojas sobre las cuales reposamos.

El viento nos reconoce a momentos
y nos hace sentir el frío de nuestra levedad.

GA (la calma)

calma
la tormenta sopla en el interior
el aire en mis pulmones es un huracán
y mi corazón el sol.

Calma
el temblor de la mano
y el terremoto de la voz

CALMA
noy hay espacio
como el silencio y el golpe

Lo demás es una canción

Sí es sí

Esta noche, me he vuelto a enamorar.

La Luna me cierra su ojo, y me da un codazo nocturno
mientras me veo lamiendo hierba y comiendo flores.

Me he vuelto a enamorar
y por las calles, los transeúntes
se volvían para verme
Pues mis ojos como faroles
atraían sus barquitos en el Mar.

La Luna me cierra su ojo,
por ello los perros se vuelven míos
Lamen sus patas embarradas
y me dan oliscadas antes de aullar.

Es un evento raro eso de andar amando como un loco
y los mendigos presos de esta magia inesperada
me tiran sus monedas para que les vea la suerte

¡Amiga, mi Reina, toma una moneda!

La Luna me cierra su ojo, Loco,
me vuelvo un eclipse, un sol,
una amante, una lluvia perdida en primavera
esas que el gran temblor nos dejó.