Escapados

allí estaban todos ellos
con sus nombres en las oficinas
con sus nombres en las estampas
en los santitos de los lectores del mundo
alli están ellos con sus escrituras burguesas
aunque actúan como todos
como marginales
pero no pueden huir de lo que les ha hecho la industria
tan solo pueden reunirse
rejuntarse
recubrirse con la sombra de los que están a punto de morir
quizás después de ello les salgan los colmillos
y despedacen los cuerpos inermes desalmados
trataran de comerse la poesía
atragantándose como albatroces en los muelles
como muertos de hambre de siglos
por mientras
como caminan por la calle cantando sus salmos
y tocando sus bandolinas y banyos invisibles
sin música que salga de ellos más que para sus oidos.
Nosotros yo
nos quedamos y huimos
con nuestras guitarras y armonios
a los lugares oscuros vacíos casi
pero que estallan con los dioses persas
que tocan sus guitarras y cantan sus honestos quejidos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

mar de rocas

Buen tiempo