Lo siento, pero duele

Cuando cesa el dolor en la cumbre
al cuerpo le duelen las rocas en su sangre.

Duele lo frágil de nuestros ojos
los sonidos ténues en nuestro oido
leve la piel
que se desvive con la mínima cercanía

Te juro que he tratado
Pero no recuerdo cómo llegué hasta ese momento

Se abrió el zurco
de un razguño
que arrastró a su paso
todas las razones de la tierra

Y en esta tarde
y en esta mañana
y en esta noche
la lluvia suave colma la sequia

Nos miramos unos a otros
con ojos suaves
con voces suaves
y el dolor se queda quieto
en silencio
atento a nuestros gestos.

Comentarios

elisa...lichazul ha dicho que…
doloridos versos, sentidos y pulsantes

un besito pa'ti Eli
ten un excelente inicio de semana
Amanda ha dicho que…
Una madurez poética que (continúa acentuándose), se trasluce de forma especial en este texto.
No más analisis. Simplemente...bello.

Entradas populares