Nuevo

Despertaré mañana
sin recordar
sin esperar
olvidando que Roma siquiera existe
que sólo son olas
queriendo entrar en mi barco.

Sin nada
sin sospechas
de que incluso el sol no existe
dejaré que me cubra brillante
y entibie mis brazos húmedos.

Pisaré la tierra y las tumbas
como si nada,
ignorante de todo,
tan sólo el frío dejará huella
que me hará reconocerle.

La piel llena de surcos
dejará a la sangre
que venga y vaya
hasta donde se lo permita

Y luego, si llegáramos
a la misma esquina
puede, sí, claro que sí
que dejemos de sentir
que no hay nada más en el mundo
que nuestro propio dolor.


Stgo., 8-8-10

Comentarios

elisa...lichazul ha dicho que…
si llega ese mañana habrá nuevas veredas que calzar
y en nuevas bocas donde asomar
más allá de los surcos
porque abremos anidado en los recuerdos

besitos de luz
felíz fin de semana

Entradas populares