Cuando llegan las horas

El silencio se expande
borrando las fronteras
haciendo brillar nuestros ojos a los ojos
de otros hombres
Me he vuelto transparente
y las chinitas y grillos
han venido a mí, vistiéndome con sonidos
nocturnos
cubriéndome de suerte y de algo que
quisiéramos fuera sabiduría.

Y si fuera amor, amor,
esto que nos hace vibrar con los cantos
de guitarra y palmas en los balcones
si fuera amor este reposar en la tierra
mientras nuestros pies se hunden en el agua
es un silencio profundo entre cada palabra
entre cada bocanada
entre un paso y el otro
en el silencio mismo y el éter.

Indagamos furiosamente
sin pausa
en nuestros pensamientos
buscando vestigios de otros mundos
de otras vidas, de otras tierras,
Por segundos nos reconocemos
y no tengo dudas
Me vuelvo completa

y el hombre en su contínuo oficio
se vuelve insignificante
en el tallado de la pequeña roca
el pulir de los metales
el afán aquél de llegar a la cima.

No me has visto así antes, es verdad.
quisiera besar la tierra
quisiera nada más que lanzarme
de cabeza en el mar...

Comentarios

Entradas populares de este blog

mar de rocas

Buen tiempo