Un Chile aspiracional

El término aspiracional se deja oir mucho últimamente. Se la utiliza a cambio de arribismo en algunas ocasiones.
En publicidad, las aspiraciones son una debilidad de las personas. Esta debilidad convierte a cada uno de nosotros en un target de consumo. La publicidad y el marketing -muy de la mano en estos últimos años- orientan sus cohetes a nuestra parte perfeccionista, que aspira a más, que desea ser mejor. Para vender un producto, crean estas campañas con prototipos de mujer u hombre, de familias, de niños. El consumidor se identifica con esta "imagen" y desea obtener el producto para sentirse como el modelo del comercial, para tener la familia perfecta que aparece en el comercial, o para parecerse a Penélope Cruz o a Antonio Banderas, para alcanzar su yo ideal.

Así es como compramos perfumes, marcas de ropa, cómo compramos en ciertas tiendas, por qué vamos a ciertos supermercados o por qué usamos tal o cual champú. Ser aspiracional es algo que llevamos dentro. Algo que los medios explotan. Consumimos los productos o servicios que nos hacen ser mejores.

El ser aspiracional, se puede observar en situaciones como éstas:
  • Mantener un estilo de vida que no está de acuerdo a tus ingresos. Ya sea compra de artículos o bienes con dinero prestado (crédito).
  • En el trabajo, ascender o conseguir beneficios a través de establecer relaciones con tu gerente o superiores.
  • Modificar tu aspecto natural para ser aceptado.
  • Cambiarte el apellido.
  • Ser visto en determinadas tiendas o locales.
¿Qué hay de malo en desear ser mejor? Pues nada. Cómo decía en un principio es una debilidad. El problema de ser aspiracional, es la ignorancia que conlleva, la falta de valores profundos para conseguir lo que deseas a toda costa. Pretender ser alguien perfecto sin capacidad de autocrítica, pretender que no se está en una posición de aprendizaje.

Dicen que los países se merecen a los gobiernos que poseen. Algunos piensan que Chile se ha vuelto aspiracional, y que ya no tiene memoria. No quiero conformarme con ello, con que somos aspiracionales, pero eso quedará claro luego de la segunda vuelta el 17 de enero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

mar de rocas

Buen tiempo