NO ERES TÚ, SOY YO



Creo que fue el 9 de enero cuando lo vi por última vez. Volví a la ciudad con el mal gusto de sentir que no lo vería otra vez... Pasaron semanas sin que dijera nada. Nada. Meses incluso. Y sin preguntarle si había algún problema, lo dejé ir.

Esta semana, cuando supo lo del libro me dijo que estaba lindo. Que yo ocupaba un lugar especial. Me dijo además que yo era la que había desaparecido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

mar de rocas

estamos esperando

UN ENCENDEDOR QUE NO ENCIENDE | UN VIAJE A POLONIA PARTE II