permítase bailar



Bien.
¿Qué fue primero?
Mi mano llevaba de repente tu mano
(luego un ligero ajuste de manos, producto de la conciencia)
la pulsión
Mi fiesta
Cuando se queda en silencio la catedral
el tiempo pasa de otra manera
¿cómo llegué hasta aquí?
una mano se posa en mi mano / nada menos.

Telúrica, atravesé el tiempo
fui hacia atrás
fui hacia delante luego
te di un tirón / ¿dije algo o no dije nada?
¿Qué fue entonces?
Cuando se queda en silencio la catedral
nada de leerse la suerte entre gitanos

En la esquina
un refugio de hojas que cae
me cubre / caen hojas
como yo que caigo en tu boca
esa boca
dos veces tu boca

¿Dije algo o No dije nada?
cuando se queda en silencio la catedral
no hay lapsus
ninguna bestia destrozando su carne
sólo nosotros bailando
y no sé qué más
que ese pequeño hilo conductor
de la baldosa de la calle

Tiemblo de nuevo / epicentro
ajuste, placa aórtica
mi pieza de joyería causando estragos
impercetibles
para el ojo humano
que mira desde la ventana / cualquier ventana
mientras vamos por la calle
siendo sombras

(ya no suena rota
me salen ramas
me salen otras cosas)









Comentarios

Poesía en movimiento, poeta chascona. Versos que se sienten y se viven, una vez y mil veces más porque estamos en la era de la post verdad. Fue o no fue, la seducción de lo incierto o el lengua-je en la seducción de lo incierto. Brillante, poema muy adecuado.