Invierno

Tanta agua corre bajo el puente
mientras los muertos se pelean un espacio en los medios
leen poesia muerta, con sus voces muertas, y sus ganas muertas
Lo único vivo en ellos es el instito de preservación y el consumo
de fama en polvo en vez de los besos robados en las plazas vacías.

Los aluviones me salen de los ojos
siento mis manos frías, tan pero tan frías
que tocaría a cualquiera, rompiendo un hechizo raro
de esos que una se dice cuando se muere alguien para siempre.

                                                 ¿Cómo podría alguien no morir para siempre?

aquí comienzo entonces
me abracé anoche y no le pedí permiso a nadie para amarte
tanta policia interior
tanta río salido que amenaza con llevarse los puentes
esos frágiles puentes que cruzan entre tú y yo.



Comentarios