CAJITA DE MÚSICA (no digas nada, ha muerto David Bowie)


Todo comenzó bien simple: nombrar las palabras que nos parecían hermosas. Dije Penumbra, Alondra, Higuera, Sátiro. Él dijo Luz a través de las persianas, Árboles que florecen de noche, Anita Hartig. Aunque uno no lo busca las palabras se vuelven oraciones, axiomas, teoremas y así las ideas, como un hilo, van sacando las historias desde dentro hacia afuera. Mientras el otro que está a tu lado escucha, te va conociendo. Y así un día, después de sacar óperas y poemas, como que este hilo se quedó trabado. Di un tirón, y con un sonido de rayo, me quedé con mi cajita de música en las manos. Después de eso vino silencio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

mar de rocas

Estamos jugando al pillarse

Diversas formas de estar