Piedras en los bolsillos


el poeta maldito
se entretiene tirándoles pájaros a las piedras
SIETE TRABAJOS VOLUNTARIOS Y UN ACTO SEDICIOSO, Nicanor Parra.


Sabemos poco
apenas familiar es
la renquera
o dos necias preguntas
una en cada mano
que son como piedras
dentro de los puños
cuando miramos las vitrinas.

Rogar por una señal
una trompeta que rompa el cielo
y levante los muertos
de los patios y fosas

¿Acaso tengo que escoger?

Las tórtolas pierden
sus plumas
con un proyectil
ladridos de perros en la distancia
a medianoche 
Un grito repentino
la mirada:
El mundo está lleno de
señas fraudulentas


La guerra 
que tiene cincuenta sombras
para ocultarse en los ojos
se  nos va deslizando
por detras de las uñas
para hacernos doler
Aburre 
hace llagas
en las plantas de los pies

soy una contra milicia
que busca hacer el amor
casi a toda hora
para florecer los árboles
muertos 
llevo marcas en la frente
una estrella mitológica
el zurco del enojo de la infancia

Yo quiero algo sencillo
declaraste
pero los pasos de cebras te delatan:
un algo del momento
cuentas que pagar

Las cuentas pendientes
tu sombra que pasa
pasa un condor
paso yo 
y te cedo el paso

No nos demos lástima
démonos la oportunidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

mar de rocas

Estamos jugando al pillarse

Diversas formas de estar