Otra voz


Recuerdo el silencio sin colores
un lugar un hueco en el espacio
incómoda línea de tiempo
blanco, negro, pálidos tonos intermedios
madera que está a punto de ser piedra.

Un mantra de miedo ocupa el vacío
sucedía como el bote de la pelota
en las seis paredes
No debiera estar aquí
Aquí no debiera estar

No hay afuera ni adentro

El silencio se corta con cuchillo
no toco el suelo
cuelgan mies pies desde la cama
y la almohada es la roca que me hunde
hacia el fondo de la tierra.

No sé qué pensar
es un castigo
¿de qué otro modo si no?

Buena para merecer lo que falta
anotar una lista de quienes me quieren
aprender de memoria sus nombres
como 40 preguntas y respuestas deberes
esconder mi envidia detrás del visillo
tapar el miedo con una gruesa corteza
g r u e s a
escribir cartas para no enviarlas
y recibir cadenas sin estampillas
sin remitente
cadenas que te hacen tener miedo
del vacío.

Tanto tiempo en la clandestinidad
y sentir que no se tiene derecho

Cartas de amor que me dieron rabia
vinieron con te quieros en lapiz mina
y puñales
Tu viniste y tuve miedo
y pedí permiso
como se pide permiso para abrir
los muebles de las casas viejas de tías lejanas
fui torpe
no supe más que ponerme roja.

El deseo 
pudo ser una nave 
estrellada en el muro la nave
pudo ser pareció ser muchas cosas 
no tenía que ver con valentia
ni con fuerza
todavía no sé con qué tiene que ver


Comentarios

Entradas populares de este blog

mar de rocas

Buen tiempo