Días Nuevos

Con mis ojos negros me deslizo
en veredas grises
quebradas 
que vaporosas y grasientas emergen 
de la marea negra llamada noche

En un ángulo de 60 grados la ciudad inclinada
deja caer desde las cuevas verticales
seres en vía de extinción
tienen bullicios atorados detras de sus ojos
detrás de sus gargantas los tienen
atorados con el paso de las horas
y aún así
con puños apretados van
acariciando el viento 
o bebiéndose la vida de los dias 
que hierve en su taza
que sube como una lámpara incandescente
y muere en inciensos santos
cuando en la oscuridad de las torres
rezo mi canto de muerte transitoria
la luz se escabulle por las pestañas
hacia mis ojos y me la llevo a los
sueños que inquietan las noches
como cuando el mar 
           de su orilla está pronto a escaparse
           y los hermanos de uno mueren sin previo aviso.

Beber la vida
incluso amarga de fuerza
con los disparates que salen de nuestras bocas
que nos emborrachan de golpe
a esa hora cruel
en que dejamos atrás a los pájaros 
cantando en la copa de los árboles
y trepamos la piel áspera de la ciudad
con el estómago aún vacío.

Subsuelo:
Un bloque de cueros se manosea y se empuja 
hacia el trabajo
las mentes buscan placer en muros binarios
en diarios con titulares de opio
somos rápidos con los dedos
en artilugios digitales
pero sin darnos ni cuenta
dejamos de abrir cartas
dejamos de abrir la boca para decir
Dame un beso

Y por sobre toda la grasa de la capital
abro el surco del río humano 
marea arriba
hacia un espacio en la vitrina que llamo casa
mi cresta emerge ardiente
como la corona de mil lotos
pero en mi cabeza
me vuelvo un pez pez viejo
y mi recién nacido rostro
en medio de la corriente
es un relámpago clarividente:
Yo solía ser uno de esos
pero ya no soy más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

mar de rocas

estamos esperando

UN ENCENDEDOR QUE NO ENCIENDE | UN VIAJE A POLONIA PARTE II