Poema para recitar frente a frente


Me dividí al infinito
como un cigoto en la fuente
hasta la quietud de un fuego
embrionario
mi doble llamado Vida
observa con interés de dios
como ese algo germina
dentro de mi huevo llamado Cielo 

Entonces supe que te buscaba 

Ahora devoro el tiempo
como si el hambre contrariado
quemase mi sangre
borrara el pasado 
y se esfumasen todos los errores
desde la faz de la historia. 

Esto nuevo que soy 
la nueva piel 
burbujea ante el recuerdo
y va volando la huella
de los cueros viejos

Desde este momento
habitaré el espacio
de la penumbra
de las higueras ardientes
y árboles que florecen 
de noche y
 que de día
dejan caer sus pétalos
nocturnos
como palabras que enumeramos
guardadas en la memoria
o esos veranos tibios
donde la noche 
nos dejaba ver
por una ventana
su temblor de tierra

Tu corazón es el espejo del mar 
que besa la isla negra
Tu habitas el mundo 
desde la suavidad 
de tu fuerza tremenda
Esa fuerza que tiene el desierto 
o sus volcanes 
que te ven despertar en ellos
con la emoción del hombre 
que pide tu mano
y al que le das un sí         sostenido

Los otros
¿qué fueron los otros?
rumor, sonido y furia
me deshago y desdoblo
retrocedo
               guardando un aullido
ante este universo
abierto y transparente
que es la tierra misma
despierta de flores
y mi nombre 
                  cambio mi nombre 
                      a fuente 
                      a raíz 
amapola roja como un mar de sangre
Ulmo en el monte tras la caminata

Quiero ser la voz
                    de noche
y la serenata nocturna
                    en do mayor de Beethoven
la negrura 
donde un fuego fatuo se retira 
o la vía láctea 
que nos cubre las noches sin nubes

Mi abuela decía 
que en la noche de San Juan
flores salían de los higos
y esta noche
la luz se cuela por las ventanas
de las higueras
y los lagartos se retiran 
a sus crisálidas
cuando el diablo 
viene a cantarnos cumbias
    sicodélicas.




foto: Marina Abramovic, El artista está/es presente.

Comentarios