Ya no quiero un Vestido Sencillo

Y  entonces me dije Ya no quiero un vestido sencillo. ¿Por qué querría un vestido sencillo?
El vestido largo de terciopelo azul marino y cola negra, salió del colgador de la ropa usada.
El vestido rojo se quedó colgado en mi closet.
Nada de sencillo, dije, nada de sencilla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

mar de rocas

Buen tiempo