Ya no quiero un Vestido Sencillo

Y  entonces me dije Ya no quiero un vestido sencillo. ¿Por qué querría un vestido sencillo?
El vestido largo de terciopelo azul marino y cola negra, salió del colgador de la ropa usada.
El vestido rojo se quedó colgado en mi closet.
Nada de sencillo, dije, nada de sencilla.

Comentarios