Ciudad Invisible


Hay una ciudad, Mami 
donde las mujeres visten coronas de velas
como un aura análogo
tangible de metal negro
equilibrado por las llamas azules y amarillas
de esas velas blancas



la niñez allí es el silencio
estás en la oscuridad
llorando calladita
esperando que algo pase.


corto la penumbra con mis ojos

se enciende la luz
la piel del otro también se enciende
No hay temor después de eso, Mami
solo unas caricias que hablan de formas


Una llama me sale de la lengua


Tengo miedo de quemarme el pelo
con estas tan pesadas velas
que cargamos
y las manos vacías

Comentarios

Entradas populares de este blog

mar de rocas

Estamos jugando al pillarse

Diversas formas de estar