Yo era un rompecabezas con una pieza menos


La muerte está sentada a los pies de mi cama
Oscar Hahn

Yo era un rompecabezas con una pieza menos

El entusiasmo es una piedra mágica
que da luz todo el año
me quita el miedo
me sube a buses, cerros, aviones
y pongo el cuello en las fauces
de algo que algunos cursis llaman amor

Soy un rompecabezas

Y la vida es algo que sucede mientras
hacemos planes
y aprovechó la Muerte de aparecer
de hacer su danza, su reclamo

Cómo aquella vez que vino con sus noticias
y me rompió en dos
Mi cabeza rodó hasta la orilla
mi cuerpo siguió bailando por inercia

Una pieza menos

Rogué a las estrellas 
por setecientos treinta días
que pusieran el mundo al revés
para caer hacia arriba
par no sentir la gravedad en las sienes
y al final 
tuve que decidir yo sola
si seguir llorando o seguir no más

Los sueños me trajeron mis muertos
para despedirse
porque no hubo tiempo antes
no hubo tiempo antes

volví como de un exilio
y me abracé al árbol
del cual comí algunas raíces
y heredé algunos pétalos
de ciruelas estrelladas

Soy un rompecabezas

Y las temporadas
vinieron con sus trajes
con sus amores
sus golpes de martillo
vino detrás de un viento de otoño
su olor de flores revueltas
y el aire que le falta a los enfermos

El temor al desamparo
es como una espina
en la mano que lleva la pala
la zancada en la tierra
se clava más profundo
pero los precios pagados 
las huidas
los inviernos fríos
sirvieron de pago
en los ultimos momentos

Lloramos un poco cuando se fue
porque nos dejó un vacío
ese de los niños
que juegan solos
en el patio del colegio,
de las guitarras a medias, 
colgadas en el cuarto,
la locura enredada
en la falda de la abuela
y un lugar en el cerro en donde
sentarse a conversar

Soy una pieza menos

Me arrojé al mar como una roca
pero el eco de mis esquirlas
se queda rodando 
en los pasillos del hospital
la morgue
la casa de Guardiamarina
y el cementerio

En el mar, hundida
vi caer las primeras hojas
del Otoño
mientras el agua
me hacía cosquillas con su corriente

con el pelo un poco blanco
y los pies helados
me fui a caminar por el domingo 
que estaba vacío
la dulzura la encontré
en la tienda de la esquina
cuyo manjar me sabe a caricias

Soy un rompecabezas con una pieza menos

se me caen las hojas
se caen en cualquier parte
es que el sol que ya no calienta tanto
es que las piezas menos no existen




Imagen: M.C. Escher.

Comentarios

Entradas populares de este blog

mar de rocas

Diversas formas de estar

Dave