La Rabia





Flor del norte
difícil es mantenerse despierta
cuando el desierto florece de  
maneras imposibles.
Y tu silencio que me mata
como ese bullicio 
de tu sabia que no te deja oir.

Momentos perfectos vienen 
como rayos sobre mí
cuando la primavera
vaga en otras latitudes
pero estoy al borde del abismo
y la rabia sale como el jugo 
de mis glándulas
quemándome las venas,
hirviendo 
cociendo la carne blanda
hervor
los ojos rojos.

Flores antiguas
quietas
sin corazón
Se quedaron encima
Se bebieron el agua
esperando
esperando
esperando

Odio su espera
la he guardado por eras
bajo llave
en el vientre oscuro
negro, anhelante de flores.





Comentarios

Manchados ha dicho que…
Me ha encantado, Eli!

Muy bueno...y los colores del blog lo acompañan perfecto.

Saludos, querida....estamos lentito, pero siempre pendientes.

Entradas populares